Alcanzar a primera vista un concepto de lo que es la política enfocada al área educativa podría brindarnos un gran espectro de posturas basadas en teorías enfocadas de manera epistemológica, en donde el punto focal podría provenir de diversas concepciones teórico-metodológicas  basadas en dicha área. De manera que, el hecho educativo puede entonces presentarse desde una variedad de enfoques que buscan enfocarla hacia un conjunto de características del fenómeno mientras se desechan los elementos que no son relevantes en su análisis. 

A través de esta postura, se puede explicar el sinnúmero de interpretaciones que se le pueden dar al fenómeno educativo, muy similar a la postura de la seguridad nacional expuesta por Jaume Salinas policía de la prefectura Local de Sallent. 

La sociedad es como la naturaleza 

Si, pues se componen de sistemas integrales cuyos participantes de manera continua conciben nuevas cualidades con elementos ajenos a su entorno pero que sí son producto de la estructura funcional de dicho sistema. 

De manera que, se puede deducir que la política en el medio educativo es una relación que posee causa y efecto, y que también se produce de manera viceversa, la cual cuenta con un conjunto de lineamientos y sus propias conexiones, que tienen su origen en el estudio de las leyes sociales e históricas que dirigen la sociedad y que pueden determinar, o de alguna manera prever un determinado comportamiento social. 

En tal sentido, se podría derivar de lo anterior que la política es una suerte  de conjunto de leyes y principios que poseen una orientación con un fin concreto y esto es debido a que política se expresa de una forma dinámica y dialéctica, mientras que su hecho se expresa de manera cualitativa y cuantitativamente como el resultado de las contradicciones que se derivan de ese mismo proceso de creación de los bienes materiales que se encuentran determinados por la propiedad de los medios de producción. 

La política como producto del desarrollo histórico de las sociedades

De acuerdo a lo expuesto anteriormente, la educación surge como una totalidad antagónica resultado de la expresión de la evolución de la historia en la sociedad en donde adquiere una forma de carácter político totalizando, la cual se materializa por medio de los sistemas educativos con un modelo instrumental o comunicativo. Es entonces cuando el sistema educativo hace suya la puesta en práctica de la política educativa que es transmitida como un agente de desarrollo socio-político y cohesión social. 

Pero si lo miramos desde otro enfoque totalmente positivista, la educación es vista como un proceso en donde solo tienen cabida las decisiones en vías a una acción, pero que de manera sesgada solo sirve para limitar su espacio de acción reduciéndole la racionalidad instrumental con lo que se niega la posibilidad de un cambio. 

Todas las afirmaciones anteriores vienen sustentadas en el hecho de que la sociedad se convierte cada día en un entorno más complejo con lo que sus límites interno acogen nuevos espacios para la racionalidad que se expresan como lugares equitativos para la convivencia de la sociedad civil y el hecho educativo.