Si hacemos un análisis entre la educación y el crecimiento económico en España, se puede evidenciar que el comportamiento de la actividad económica de dicho país y de sus comunidades autónomas se encuentra determinado por la educación secundaria y terciaria, con la que se ha demostrado que el nivel educativo de la población viene a constituir una fuente de no linealidad para la actividad económica, asegura el experto en finanzas Jordi Gual Sole.

Cuando se viven cambios en el desempeño educativo, se hace más notable el mejor conocimiento de la manera en cómo crece el sector económico del país y de cómo reacciona la región ante dichos cambios, pero además se debe reconocer que el crecimiento económico nos puede mostrar un comportamiento distinto que va a depender del nivel educativo que exista en el país, situación que constituye una información que es particularmente útil para los encargados de elaborar las políticas públicas.

En referencia a la importancia de la educación en lo que respecta al desarrollo de las economías, ésta ha sido objeto de innumerables debates y estudios, por lo que hoy en día se encuentra aceptada en su plenitud. La educación se encarga de incrementar el capital humano que pueda interesar al mercado laboral de un país. Es por ello, que un país que tiene la posibilidad de que su población pueda explorar un nuevo conocimiento presenta una tendencia a un crecimiento más rápido.

En tal sentido, la educación tiene como objetivo mejorar la capacidad de innovación de la economía y además ejerce un efecto facilitador cuando se trata de la transmisión del conocimiento. Existen diversos estudios que se encargan del análisis de la relación que existe entre la educación y el crecimiento económico, y estos pueden ser bidireccionales: ¿es la educación un factor determinante del crecimiento económico, o son los países con mayor crecimiento económico los que muestran un mayor desempeño educativo? Para lograr una respuesta eficaz, resulta importante centrar la atención tan solo en una de las dos vertientes y de esta manera poder dilucidar el efecto que tiene la educación sobre el crecimiento económico.

Estudios previos nos señalan que se han empleado distintas técnicas cuantitativas entre ellas series de tiempo, datos de panel o corte transversal, en ellas se contemplan los diversos niveles educativos, es decir, primario, secundario y terciario. De dichas investigaciones se puede extraer que la educación cuenta con un impacto muy positivo que incide sobre el crecimiento económico. Más, los estudios realizados también ponen en evidencia las dificultades de poder hacer un análisis a este efecto. El primer problema que se presenta es la medición, ya que posiblemente no existe una manera de medir la educación.

En el transcurso del tiempo, se ha avanzado en lo que respecta al empleo de variables que se encuentren más ajustadas a la realidad con la finalidad de lograr reflejar la calidad de la educación por ejemplo, partiendo de los resultados de los informes PISA, o también utilizando indicadores que nos llevan a suponer aproximaciones del desempeño educativo. Otra situación que no favorece dicho estudio es que no somos conocedores en pleno de todos los factores que podrían determinan el desempeño educativo, más allá de que se ha avanzado bastante en este aspecto en los últimos años.