Cuando se trata de políticas, lo mejor es llevar a la mesa de discusiones un  delicioso café compatible nespresso, así tal compartir de ideas se daría en los mejores términos. Es importante para ello, tener en consideración el concepto de lo que es política, sobretodo si se trata de política ambiental, ya que ésta se trata de un conjunto de objetivos, principios, criterios y orientaciones generales que se encuentran enfocadas hacia la protección del medio ambiente de una sociedad particular. 

Dichas políticas emprenden su ejecución a través de una amplia diversidad de instrumentos y planes en donde se distinguen políticas, instrumentos y planes que son necesario para los efectos analíticos y prescriptivos, pero en líneas generales estas dimensiones se encuentran fundidas con frecuencia al momento de la práctica y no resulta una tarea sencilla diferenciarlas. Para quienes se encuentran el defensa y protección del ambiente, podrían responder a ello de maneras muy variadas y de acuerdo a los problemas que perciben, con lo cual debe surgir el establecimiento de nuevas regulaciones, la formulación y puesta en marcha de un plan detallado, la expedición de un permiso o la creación de un fondo para promover la descontaminación o preservar la biodiversidad. 

Al momento de establecer las políticas adecuadas, las propuestas pueden provenir de fuentes muy distintas; algunas han sido diseñadas por los cuerpos legislativos, mientras que otras por las distintas agencias ambientales a nivel nacional, subnacional o local, o quizás por organizaciones de la sociedad civil. Aunque también estas pueden encontrarse dirigidas a la prevención o mitigar los diversos daños ambientales, a la conservación y restauración de un determinado ecosistema, pero también a remediar un problema de vieja data. 

Al momento de redactar leyes que tengan que ver directamente con el ambiente, la formulación de las respuestas podrían enfocarse con lidiar de manera directa con el medio ambiente en lo que se conoce como el sentido estricto de la palabra, es decir, agua, bosques, aire, suelo; pero en otras ocasiones  lo que se busca es ofrecer una solución más integrada a partir de un fino tratamiento transectorial.

¿Hay una manera de afrontar los problemas ambientales? 

Los problemas ambientales suelen conllevar a diversos orígenes, y con ello a distintas maneras de afrontarlo ya que lleva a sus actores a emplear distintas denominaciones, que en muchas situaciones suele ser en forma indistinta, con la idea de referirse a una acción, o también a una parte de ella, para ello surgen las políticas, planes de desarrollo, estrategias, planes de acción, programas y proyectos. Aunque detrás de dichas denominaciones se encuentran las políticas, instrumentos y planes.

En el caso de las políticas estas pueden tener como objetivo la protección de un determinado ecosistema, el fortalecimiento de la capacidad de los actores que la proponen, o el fin de compensar su débil posición frente a otros actores, aunque también pueden encontrarse dirigidas a incidir en factores del contexto como lo son: el mejoramiento de las condiciones para la generación y apropiación social de la información, la transformación de ciertas condiciones político-institucionales, las condiciones socioeconómicas y las condiciones tecnológicas. Las políticas con sus objetivos, principios, criterios y orientaciones generales impulsan nuevos procesos y tecnologías más beneficiosas con el ambiente y desarrollan nuevas formas de relación con la naturaleza.