El ser humano es un político por excelencia, todo en la vida tienen una increíble relación con la política, mejorando las cosas para bien. Una de las principales formas de mantener el orden en un lugar es manteniendo un gran aire diplomático.  La política tiene hasta que ver con curar un mal de ojo, mejorar el sentido de la sociedad, crear puentes culturales que vayas mejorando el desarrollo verdadero del ser.

El ser humano es un político por necesidad, una determinada organización que hable posible la convivencia con los pueblos, presentado una nueva forma de estado.  A partir de entonces se dice que la política está impuesta de forma empírica en nuestra vida cotidiana. No obstante, es oportuno ampliar el verdadero significado de la política, el verdadero conceptos se basa en la toma de decisiones de forma colectiva, tomando en cuenta la opinión de todos sin la existencia de jerarquías.

Se abre la mente a nuevos conceptos de política se puede adaptar una nueva forma de ley, en la que la integración de todos los seres es importante. Las leyes políticas depende de varios aspectos, si no como parte de una jerarquía, si emanan de un consenso, si tienen bases religiosas o de otra índole, si son de orden privada o estatales. Todo esto responde a una gran necesidad de reparto de poderes, nada estático es perfecto, todo debe estar realmente bien estructurado, para evitar problemas a mediano plazo. 

Todo país necesita trabajar en diversos espacios a base de la política para mejorar la capacidad que tiene el pueblo de mejorar y organizarse. Las leyes emanan fuerzas soberana que ayuda a avanzar y llevar más allá de lo físicamente posible. La política responde a una gran necesidad para hacer frente a varios problemas que pueden llegar a dañar la vida de los habitantes de una región.

Lo cierto es que la política y la economía están realmente relacionados y dependen el uno del otro, la economía de un país puede irse al foso por un mal gobierno. El comportamiento de una sociedad se debe a cómo se relacionan políticamente unos son otros.

¿Está la política intrínseca en nuestra vida cotidiana? 

Para responder esto se debe tener en cuenta a cada uno de los individuos que conforman una sociedad, de esta forma se puede descubrir una relación más profunda y encontrar respuesta a los componentes básicos sociales, debemos darnos cuenta, de que no todo el tiempo se está haciendo política. No siempre estamos militando en colectivos.

Son embargo los actos cotidianos pueden llegar a ser politizados, las relaciones, la amistad, incluso el politizar todo hace que las personas puedan llegar a discriminarse socialmente. Sobre todo si no tienen la misma ideología política.

Muchas personas tienden a darle demasiadas vueltas a cualquier asunto, que realmente carece de relevancia pero que a su parecer es algo realmente importante. Entonces la política debe verse más allá de la existencia de un presidente, aunque parezca paradójico se debe ir muchísimo más allá de esto y debe ver el comportamiento de otra persona como política.