El comercio internacional se trata de un negocio de riesgo/recompensa donde puede existir mayor pago, riesgos logísticos, reguladores y políticos cuando se trata con clientes y proveedores en el extranjero, pero una empresa puede obtener recompensas si desarrolla una cadena de suministro global que sea competitiva ingresando en los mercados de exportación con productos de calidad y servicios, mientras se ocupa de administrar con éxito los riesgos crecientes.

Los riesgos de pago causados por clientes morosos con cartas de crédito y otros instrumentos financieros pueden ser minimizados, mientras que los riesgos logísticos pueden ser gestionados seleccionando compañías navieras experimentadas y además, relacionándose con profesionales que sean especializados en logística. En el caso de los riesgos regulatorios, estos pueden ser identificados si se contratan abogados o especialistas que estén calificados, sin esperar a que se produzca una infracción.

Cuando se trata de riesgos políticos, estos son menos sencillos de tratar. Pues contrariamente a la sabiduría convencional, los riesgos políticos no sólo se tratan de un problema del “Tercer mundo”, ya que se pueden encarar riesgos políticos que son inesperados incluso cuando se trata de las economías desarrolladas. La gestión de tales riesgos podría ser engañoso, por lo que se debe actuar como un jugador de ajedrez anticipando la siguiente jugada. 

Existe una gran variedad de riesgos políticos. Entre los más frecuentes están: 

Guerra y disturbios civiles: y grandes actos de terrorismo con los que se destruye u obstaculizan gravemente la capacidad de realizar comercio en el país extranjero.

Expropiación sin justa compensación: esta es otra forma de riesgo político y se produce cuando el país extranjero arbitrariamente confisca o “nacionaliza” activos, generalmente sin el debido proceso de ley y además, sin pagar compensación justa a los dueños de negocios.

Pérdidas comerciales debido a los embargos: cuando existe una imposición de embargo contra un país extranjero, las importaciones de una empresa o las exportaciones se encuentran con un alto. 

Medidas Ambientales por el gobierno: en otros tiempos, el clima, la contaminación y la sobrepesca no eran vistos como riesgos políticos. Pero, las tormentas se encuentran en aumento, la contaminación industrial ha cruzado las fronteras internacionales y la pesca esta viviendo un descenso debido a las acciones de determinados países. 

Sanciones comerciales disruptivas: en la actualidad, el riesgo político más común se encuentra en interrumpir los flujos de comercio internacional mediante imposición de sanciones contra algún país. Dichas sanciones se han convertido en una herramienta política cada vez más implementada para castigar a otros gobiernos que se ocupan de violar el derecho internacional, abusando de los derechos humanos y otra forma de conducta perjudicial para el país. Las sanciones son una manera de guerra económica que daña a los civiles inocentes en un país mucho más que los líderes del país. 

Las sanciones típicamente son limitadas, estas podrían incluir prohibiciones de visa para los individuos, congelación de los activos de individuos, empresas y gobiernos extranjeros, prohibición de tratos comerciales y el comercio de productos específicos, cese de la venta de armas, la cancelación de ejercicios militares conjuntos y reuniones de cooperación internacional y restringir el acceso del gobierno sancionado al alivio de deuda y financiamiento. Cuando se trata de casos severos, se practican embargos y bloqueos navales, espacio aéreo restringido, entre otros.