Suele ser importante antes de proceder a la contratación luz, ponerse al tanto de las políticas y funcionamiento del sector eléctrico en nuestro país. En líneas generales este se define como un proceso que se encuentra distribuido en cuatro fases o actividades principales:

Generación de la energía: se trata del proceso de producción de la energía eléctrica.
Transporte de energía: abarca el inicio de la transmisión de la energía eléctrica por la red de transporte.
Distribución de la energía: es el proceso de transmisión de energía que va desde la red de transporte, hasta los puntos de consumo.
Comercialización de energía: finalmente la venta de energía eléctrica a quienes serán los consumidores, y esta varía de acuerdo a la potencia que se contrata.

Reseña histórica del mercado eléctrico en España

Lo que se conoce en la actualidad como el sector eléctrico, inicialmente funcionó a modo de oligopolio donde el precio de la luz dependía solo de algunas compañías del sector. En ese entonces, el país se encontraba dividido en distintas áreas geográficas, donde el suministro de luz se había adjudicado de forma exclusiva a cinco grandes empresas. Cada una de ellas se encargaba de gestionar las 4 fases del suministro de energía dentro de su ámbito de actuación, por lo que los consumidores se quedaban sin la posibilidad de seleccionar su propia compañía eléctrica.

Ya a finales de la década de los 90, y con el propósito de fomentar la competencia dentro del sector y con el fin de mejorar el conocimiento que los usuarios mantenían del mismo, fue aprobada la primera ley de liberalización del sector eléctrico nacional. Dentro de estas políticas estaba prohibido que una misma se encargara de operar en más de una de las fases del proceso que se requería para el suministro y transferencia de la gestión del transporte a diversas redes eléctricas dentro del país.

Este fue el punto de partida de un pequeño proceso de apertura del sector eléctrico, por lo que nuevas empresas decidieron irrumpir dentro de las fases de generación y de comercialización de la energía eléctrica. Resulta innegable que dentro de esta última etapa, es cuando se ha experimentado un mayor dinamismo. En la actualidad, existe al menos unas 40 comercializadoras de luz, que se encargan de la venta de electricidad tanto a industrias, como a empresas de todos los sectores y tamaños, y por supuesto a los hogares del país.

Siendo los consumidores, no contamos con la potestad de seleccionar la empresa que se encarga de distribuir la energía eléctrica que consumimos, pero sí contamos con la posibilidad de elegir a quién deseamos comprarla, es por ello que resulta de gran importancia conocer la manera en la que funciona el sector eléctrico, con el fin de estar más informados en todo lo que se relaciona con este suministro de primera necesidad para todo la sociedad y para el desarrollo del país.

Diversas comercializadoras se han encargado de desarrollar una especie de simulador con el objetivo de que sus clientes tengan un estimado de su consumo energía eléctrica y con ello, puedan realizar una comparación entre el precio señalado de luz en su actual factura, y que posiblemente deberán pagar siendo clientes de determinada empresa eléctrica.